Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  H
Histamina:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 27-8-2007 Fecha de la última modificación: 6-11-2007
Se muestra la molécula de la Histamina
Definición: La histamina es una molécula derivada de la histidina. Es una amina con múltiples funciones biológicas. Está sintetizada principalmente por mastocitos y basófilos en tejido conectivo y mucosas, células similares a las enterocromafines en la región del píloro, y neuronas en el hipotálamo posterior. Interviene en las alergias.

La histamina se produce a partir de la histidina, por una decarboxilasa. Esta síntesis ocurre en varias células: mastocitos y basófilos en tejido conectivo y mucosas, células similares a las enterocromafines en la región del píloro y neuronas en el hipotálamo. La histamina de mastocitos y basófilos se almacena en gránulos citoplasmáticos junto con otras sustancias. La degranulación en estas células ocurre cuando son activadas por inmunoglobulina E (IgE), factores del complemento, componentes de las bacterias, citoquinas inflamatorias o rotura de células por agentes patógenos, físicos o químicos. La histamina actúa en la respuesta inflamatoria, siendo sus células diana las células del músculo liso de bronquios y de intestino, produciendo broncoconstricción y aumento de los movimientos peristálticos, respectivamente. También actúa sobre las células endoteliales de vasos sanguíneos, provocando vasodilatación y aumento de permeabilidad con una llegada de mayor flujo de sangre a la zona y edema. En los leucocitos (neutrófilos, macrófagos y linfocitos) induce quimiotaxis. Esto ocurre gracias a que estas células expresan receptores de la histamina conocidos como receptores H1. Todo esto conduce a una respuesta inflamatoria con rubor, calor, picor y edema, entre otros signos, en la zona afectada.

En algunos casos puede producirse un exceso de respuesta frente a agentes extraños, es la hipersensibilidad tipo I o más comúnmente conocida como alergia. Ocurre cuando la IgE ya está unida al mastocito y basófilo y al entrar el agente extraño, aún en poca cantidad, es reconocido por esta IgE, desencadenando la degranulación y liberándose gran cantidad de histamina y otras sustancias. La histamina, en concreto, interviene en la respuesta inmediata. Esta hipersensibilidad ocurre en procesos como el asma, la rinitis y la anafilaxia. En ellas puede haber dificultad al respirar, congestión y tos debido a la broncoconstricción, hipotensión debida a la vasodilatación e infiltrado de leucocitos y edema. Frente a estos procesos se usan antihistamínicos para paliar los síntomas. Los antihistamínicos son sustancias que actúan sobre los receptores H1, actuando como agonistas inversos (mantienen al receptor en estado inactivo). La histamina producida por las células similares a las enterocromafines (ECL) de la región del píloro regula la producción de ácido gástrico actuando sobre la célula parietal que tiene receptores H2 para la histamina. A su vez, la producción de histamina por las ECL está regulada por la gastrina producida por las células G del estómago.

La histamina producida por las neuronas del hipotálamo posterior funciona como un neurotransmisor excitatorio que estimula la liberación de otros neurotransmisores a través de su receptor H1. Por otra parte, su receptor H3 actúa como un autorreceptor con efecto negativo. Así, la propia histamina inhibe a través de este receptor su propia liberación y la de otros neurotransmisores (acetilcolina, dopamina, serotonina y noradrenalina). La histamina tiene otras funciones importantes en el cerebro, destacando la reducción del sueño y el aumento del estado de alerta, la estimulación de la liberación de varias hormonas (vasopresina, entre otras), la regulación de la ingesta de agua y comida, el aumento de la actividad motora y un efecto analgésico.