Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  H
Hibridación:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 11-11-2007 Fecha de la última modificación: 11-11-2007
En esta animación se muestra de forma esquemática cómo se produce la hibridación entre el ADN sonda y el ADN diana.
Definición: La hibridación es la unión complementaria de ácidos nucléicos (ADN o ARN). Técnicas de hibridación se utilizan a menudo para detectar una molécula diana partiendo de una sonda complementaria a ella. Muchas técnicas moleculares están basadas en la hibridación. Entre ellas están técnicas tan importantes como la PCR o las tecnologías de arrays de ADN. Técnicas basadas en hibridación se usan habitualmente en el diagnóstico de enfermedades, la identificación de microorganismos patógenos, el estudio de perfiles de expresión génica, la localización de genes en cromosomas o de ARNm en tejidos (hibridación in situ) o en la comparación de especies hibridando su ADN.

En las técnicas de hibridación se parte de dos poblaciones de ácidos nucléicos: un conjunto homogéneo de ácidos nucléicos de secuencia conocida que actúa como sonda y otro conjunto heterogéneo de ácidos nucléicos de secuencia desconocida donde queremos detectar la secuencia diana. Una de ellas debe estar marcada. Si lo está la sonda, la hibridación es estándar. Si lo está la diana, la hibridación es reversa. Los ácidos nucléicos de partida son de cadena sencilla, bien procedentes de ADN clonado y fragmentado por enzimas de restricción, bien oligonucleótidos sintéticos. La hibridación puede producirse en medio líquido o sobre un soporte sólido, como nitrocelulosa, al que se encuentra unida una de las dos poblaciones de ácidos nucléicos. En la hibridación estándar sería el ADN diana el que iría unido al soporte sólido, mientras que en la hibridación reversa sería la sonda. Durante la hibridación se produce la unión de las moléculas diana con las moléculas sonda. Esta unión depende de la complementariedad de bases. Se pueden adaptar las condiciones para conseguir la especificidad de secuencia requerida para que se produzca la hibridación. Así, aumentando la fuerza iónica (por ejemplo, la concentración de cloruro sódico NaCl) o disminuyendo la temperatura se permite la hibridación aunque existan algunas bases no complementarias. Por el contrario un aumento de la temperatura o una disminución de la fuerza iónica producen una hibridación más específica que tolera menos fallos en la complementariedad de las secuencias a hibridar. Estas condiciones varían según el objetivo de la prueba: Así, por ejemplo, comparar ADN de especies diferentes necesita condiciones relajadas, pero identificar mutaciones puntuales en un gen necesita condiciones que fuercen una hibridación muy específica.

El marcaje se usa para visualizar la unión. Puede ser radiactivo o no radiactivo (fluoróforos o marcaje enzimático). A mayor complementariedad entre sondas y dianas, más moléculas hibridan y más señal vemos.

La hibridación es la base de muchas técnicas moléculares, como en la PCR (reacción en cadena de la polimerasa), Northern Blot, Southern Blot, microarrays de ADN, hibridación in situ o screening de genotecas. Su uso extendido en diagnóstico molecular abarca el diagnóstico de enfermedades, la identificación de microorganismos patógenos, el análisis de perfiles de expresión génica, la localización de genes en cromosomas, la detección de ARNm en tejidos in situ o la comparación de especies de patógenos.