Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  I
Inmunización:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 11-11-2007 Fecha de la última modificación: 11-11-2007
En la animación se muestran de forma esquemática los conceptos de inmunización activa y pasiva.
Definición: La inmunización es la administración de un agente a un organismo para generar una respuesta inmune. Si el agente provoca que el organismo lleve a cabo una respuesta inmune se habla de inmunización activa. Si es el propio agente el que aporta la inmunización se habla de inmunización pasiva. En el primer caso la respuesta es adaptativa y el organismo podrá responder de nuevo al mismo agente. La inmunización es la base de las vacunas frente a patógenos.

La inmunización es la administración de un agente a un organismo para generar una respuesta inmune. Si el agente provoca que el organismo lleve a cabo una respuesta inmune se habla de inmunización activa, si es el propio agente el que aporta la inmunización se habla de inmunización pasiva. En la inmunización activa el organismo reconoce al agente inmunizante y elabora una respuesta frente a él. Si la respuesta es adaptativa dejará memoria y en un contacto posterior habrá una respuesta rápida y eficiente contra él. La inmunización activa es la base de las vacunas en las que se consigue una inmunización activa frente a patógenos.

El agente que se usa en la inmunización activa se conoce como inmunógeno. Es cualquier antígeno con unas características tales que sea capaz de inducir una respuesta inmunológica adaptativa. Características de un buen inmunógeno son ser extraño al organismo, tener un tamaño molecular grande, con epítopos reconocidos tanto por células T como por células B, ser accesible al sistema inmune, tener carga y ser susceptible al procesamiento y presentación antigénica por el complejo principal de histocompatibilidad (MHC:Major Histocompatibility Complex). Las proteínas suelen ser buenos inmunógenos. Los carbohidratos complejos, fosfolípidos y ácidos nucléicos o moléculas más pequeñas (haptenos) pueden usarse como inmunógenos unidos a proteínas transportadoras. Una buena inmunización también depende del genotipo del organismo receptor, de la dosis y de la ruta de administración del inmunógeno y del uso de adyuvantes e inmunomoduladores. En general, la ruta de administracion de mayor eficacia es la subcutánea, seguida de la intraperitoneal y después de la intravenosa, y la de menor eficacia es la gástrica. Los adyuvantes son sustancias que aumentan la inmunogenicidad de los antígenos a los que van unidos. Pueden ser naturales, como los antígenos microbianos, o sintéticos, como el hidróxido de aluminio. La inmunización pasiva se consigue mediante la administración de anticuerpos. En la inmunización pasiva no hay respuesta inmune por parte del organismo y su acción protectora sólo se mantiene mientras el anticuerpo permanezce en el organismo. De forma natural durante el embarazo los anticuerpos de la madre pasan al hijo protegiéndolo de forma pasiva de infecciones. En la lactancia materna, los anticuerpos de la leche son absorbidos sin ser destruidos en el intestino del lactante mediante un sistema de receptores de Inmunoglobulinas que tiene el epitelio digestivo del recién nacido

Hay otra forma de inmunización conocida como inmunización adoptiva que consiste en la transferencia de células linfoides. Estas técnicas se están aplicando en investigación en pautas de terapia contra el cáncer y como complemento del trasplante de médula ósea.