Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  A
Aminoglucósidos:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 16-1-2013 Fecha de la última modificación: 17-1-2013
La imagen muestra la estructura molecular (superficie) de la aminoglucósido fosfotransferasa APH(3')-IIIa, una enzima modificadora de antibióticos aminoglucósidos presente en bacterias patógenas Gram-positivas. El lugar de unión del antibiótico kanamicina se muestra en amarillo, mientras que la unión del ADP se muestra en rojo. Esta enzima concreta es capaz de detoxificar hasta diez aminoglucósidos diferentes, por lo que puede conferir un amplio rango de resistencia a este tipo de antibióticos a la bacteria portadora.
Definición: Los aminoglucósidos son uno de los grandes grupos de antibióticos junto con los betalactámicos.

El mecanismo de acción de este tipo de antibióticos se basa en su unión al ribosoma de la bacteria, con el fin de interferir en la maquinaria de síntesis de proteínas. A nivel molecular, la unión del aminoglucósido se produce en la subunidad pequeña del ribosoma, concretamente en un pequeño bolsillo en la molécula, que es donde se produce el apareamiento de codones complementarios entre el ARN de transferencia (ARNt) y el ARN mensajero. Como resultado, se producen apareamientos erróneos y la síntesis de proteínas queda alterada.

 

Se han descubierto muchos aminoglucósidos naturales producidos por las bacterias, y la industria farmacéutica ha creado otros completamente nuevos basados ​​en estas defensas naturales. Sin embargo, la increíble capacidad de adaptación de las bacterias les ha permitido desarrollar múltiples formas de protegerse del ataque de estos antibióticos a nivel molecular, ya sea generando barreras que controlan la entrada del fármaco en la célula, produciendo bombas moleculares que lo expulsan al exterior o fabricando enzimas capaces de modificar el propio fármaco o su diana.

 

Las bacterias capaces de modificar directamente el antibiótico lo hacen principalmente de tres formas diferentes: añadiendo al fármaco un fosfato (fosfotransferasas), un grupo acetilo (acetiltransferasas) o AMP (nucleotidiltransferasas). Se han descubierto muchas de estas enzimas en diferentes cepas de bacterias. Además, las bacterias son capaces de intercambiar los genes que codifican estas enzimas traspasando la información genética de unas cepas a otras mediante plásmidos, siendo ésta una de las principales causas del continuo aumento del número de cepas resistentes a antibióticos.

 

Por su parte, las cepas bacterianas que combaten la acción de los antibióticos modificando sus propios ribosomas han desarrollado enzimas que añaden grupos metilo a bases específicas en sus ribosomas, haciendo que el bolsillo de unión donde encaja el antibiótico sea demasiado pequeño, impidiendo así su inserción en el ribosoma.

 

La resistencia a antibióticos y en concreto a aminoglucósidos se utiliza como herramienta de selección en técnicas de biología molecular, incluyendo genes de resistencia en plásmidos artificiales que codifican algún gen de interés o en estudio, pudiendo así distinguir aquellas bacterias que lo portan.