Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  B
Bacteriófago:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 16-12-2013 Fecha de la última modificación: 16-12-2013
Se muestra la estructura típica de un bacteriófago.
Definición: Un bacteríófago es un virus que infecta exclusivamente bacterias.

Tal y como sucede con muchos otros virus que infectan a células eucariotas, los bacteriófagos o fagos también tienen una cápsula proteica que sirve principalmente para albergar el material genético que propagarán a las células que infecten.

 

La mayoría de los fagos poseen ADN de longitud variable como material genético. Atendiendo a la morfología que presentan pueden clasificarse en icosaédricos sin cola, virus con cola contráctil, con cola no contráctil y filamentosos.

 

Los fagos son ubicuos y puede decirse sin miedo a equivocarse que hay fagos prácticamente en cualquier entorno en el que existan bacterias. También suele decirse que, para cualquier especie de bacteria,  con toda probabilidad hay un fago correspondiente que puede infectarla.

El fago más conocido, ya que ha servido como modelo de estudio en biología molecular, es el fago lambda. También posee una estructura que podríamos denominar típica: una cápside icosaédrica que encierra el material genético, una cola contráctil y una serie de espículas que sirven para su contacto con la célula a infectar.

 

El acoplamiento a la bacteria se realiza mediante la unión a receptores específicos en la superficie bacteriana, lo cual determina la especificidad de infección del virus por una especie bacteriana concreta.

 

Los fagos pueden seguir dos posibles tipos de ciclos infectivos: el ciclo lítico y el ciclo lisogénico. En el ciclo lítico, la infección del fago produce la lisis de la bacteria hospedadora y la liberación de nuevas partículas de fagos. En cambio, en el ciclo lisogénico el fago inserta su material genético en el genoma bacteriano, o bien queda como plásmido independiente, replicándose en cualquier caso al mismo tiempo que el genoma de la bacteria, pero sin producir la lisis bacteriana. Podría considerarse la lisogenia como una especie de latencia aplicada a los fagos.

 

En general muy pocos fagos son capaces de realizar ambos ciclos. Los que lo hacen entran en una u otra versión dependiendo de las condiciones externas.

 

Los fagos han jugado y juegan un papel importantísimo como herramientas biotecnológicas. Su genoma puede aceptar la inclusión de material genético extra hasta cierto punto, razón por la cual son utilizados como vectores de clonación formando las llamadas librerías (aunque el término correcto sería bibliotecas) de fagos. En estas librerías, una población de fagos contiene, fragmentado y repartido entre los diferentes fagos que forman la población, un genoma o transcriptoma de interés. De esta forma es muy fácil manejar colecciones de genes, ya que los fagos son fáciles de reproducir y conservar. Las librerías suelen incluir sistemas que permiten amplificar o liberar el fragmento genético de interés. Esta posibilidad, combinada con la posibilidad de recombinación controlada y la capacidad de ciertos fagos de mostrar proteínas exógenas en su cubierta, es la base de la técnica de phage display.

 

 

Desde el punto de vista de la salud, en los últimos tiempos ha resurgido la posibilidad de uso terapéutico de fagos para tratar infecciones (terapia fágica). Conocida desde hace tiempo, se ha utilizado en los países del este de Europa aunque su implantación en el resto del mundo no ha sido tan exitosa. La terapia fágica se basa en encontrar el fago capaz de lisar 8y por lo tanto eliminar) una bacteria concreta, lo cual sería de gran valor para el tratamiento de infecciones bacterianas resistentes.