Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  B
Biofuel:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 13-12-2010 Fecha de la última modificación: 13-12-2010
La biotecnología produce biocombustibles a partir de vegetales o sus restos.
Definición: Los biocombustibles (o biofuel) son combustibles análogos a aquellos producidos a partir de combustibles fósiles, con la diferencia de que los primeros se obtienen fundamentalmente a partir de plantas cultivadas o sus restos.

Esto constituye en teoría una respuesta a la sostenibilidad del uso de estos combustibles: la generación de nueva materia prima para biocombustibles se realiza mediante el cultivo de más plantas, que pueden aprovechar el CO2 emitido para crecer, asimilándolo en la fotosíntesis. Se argumenta que el balance neto de emisiones procedentes de biocombustibles sería cero, siguiendo este razonamiento.

 

En la actualidad se producen dos tipos fundamentales de biocombustibles: etanol y biodiesel. El etanol es utilizado como suplemento de la gasolina pero también está disponible como combustible per se en algunos países.  El biodiesel también ha ganado puestos como suplemento o sustitutivo del diesel tradicional procedente del petróleo.

 

El uso y comercialización de estos biocombustibles con el objetivo de reemplazar al petróleo tiene una serie de limitaciones. Aparte de la necesidad de modificar la infraestructura de combustibles (por ejemplo, el etanol no es compatible con ninguno de los sistemas de transporte y almacenamiento que se usan actualmente), así como los motores que los utilizan, la generación de biocombustibles lleva a aparejada, como en el caso del biodiesel, la explotación y utilización de suelo cultivable con fines distintos a la alimentación. Esto lleva aparejadas las típicas amenazas derivadas de este uso del suelo (desertización, pérdida de bosques, gasto de agua), que pueden constituir un inconveniente serio a la hora de definir políticas medioambientales.

 

Por ejemplo, la fermentación alcohólica de azúcares es el método tradicional de obtención de etanol. En el caso del bioetanol, se parte de biomasa vegetal como maíz, hierba, hojas, desechos de agricultura, etc. Sin embargo, los azúcares de la biomasa vegetal, aunque son de lejos los más abundantes, no pueden fermentarse directamente, sino que necesitan ser procesados más o menos agresivamente para liberar los carbohidratos libres.

 

Las estrategias para conseguir que este procesamiento sea adecuado pasan por la biotecnología y el uso de diferentes microorganismos para realizar tanto el proceso de descomposición previa como la producción posterior. En el primer caso, se investigan y utilizan diferentes mezclas de microorganismos o enzimas procedentes de los mismos para la degradación de la materia prima (madera, almidón). En el segundo caso, se busca la manipulación de las vías metabólicas de diferentes microorganismos para la obtención de cepas capaces de sintetizar el biocombustible a partir de su metabolismo directo.

 

Quizá la aproximación más ambiciosa, aunque puede que también la más directa, consista en la producción de biocombustibles manipulando las rutas de fijación directa del carbono atmosférico, o lo que es lo mismo, la producción directa de biocombustibles mediante fotosíntesis. Las cianobacterias han ganado el interés de los biólogos sintéticos  como candidatos para producir biocombustibles avanzados siguiendo esta estrategia, como isobutiraldehído, isobutanol o isopreno. Aunque hay resultados prometedores, este tipo de producción deberá en el futuro proporcionar soluciones escalables que proporcionen el rendimiento requerido.