Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  P
Prión:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 27-2-2013 Fecha de la última modificación: 27-2-2013
Se muestra la estructura molecular de un fragmento de la proteína prión (PrP) humana, en su conformación no priónica.
Definición: Los priones operan al margen del dogma central de la biología molecular (un gen se transcribe a ARNm y se traduce en una proteína). En realidad son elementos heredables basados en proteínas: los priones no se perpetúan mediante el cambio de la manera en que la información genética se transcribe o traduce, sino más bien actuando directamente en el paso final en la decodificación de la información genética: el plegamiento de las proteínas.

 

Una característica clave de los priones es su capacidad de existir en diferentes conformaciones posibles. Además de una conformación "nativa" no priónica, que incluso puede tener funciones fisiológicas, de vez en cuando se pliegan en una conformación priónica que a continuación se autorreplica actuando como una “platilla” capaz de cambiar la conformación de otras moléculas de la misma proteína. Estos cambios en la conformación alteran profundamente las funciones de las proteínas involucradas, lo que resulta en fenotipos específicos para cada proteína determinante.

 

La idea de que las proteínas podrían transmitir información de una manera análoga a los ácidos nucleicos fue en primer lugar propuesta para explicar desconcertantes enfermedades infecciosas neurodegenerativas (tales como el kuru y la enfermedad de las vacas locas), para las cuales no era posible identificar un agente infeccioso clásico, como un virus.  La evidencia acumulada de que estas enfermedades no requieren ácidos nucleicos para la transmisión, hizo que se postulara la existencia de una proteína autorreplicante como el agente infeccioso responsable.

 

 Ahora está claro que el prión no se sintetiza a partir de aminoácidos individuales. Más bien, es una proteína codificada por el hospedador en una conformación que es profundamente diferente de la normal. El prión "se replica" simplemente actuando como una plantilla para guiar la conformación de  otras moléculas de la proteína. El carácter inicialmente misterioso y controvertido de los priones infecciosos creó en su momento un  revuelo que aún hoy a veces eclipsa lo que creemos que es un aspecto mucho más interesante de la biología de priones: la capacidad de las proteínas para servir como elementos de la herencia.

 

Los priones son responsables de las encefalopatías espongiformes transmisibles, enfermedades neurodegenerativas que afectan a  los humanos (enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, Kuru) y a otros animales (encefalopatía espongiforme bovina, Scrapie). En estos casos, el componente prión conocido es una forma modificada de la proteína priónica celular, PrPC, que está codificada por el gen PRNP. PrPC es una glicoproteína de superficie celular de función desconocida que se ha encontrado en todos los mamíferos y las aves examinados hasta la fecha. El  acontecimiento central en la patogénesis del prión es la conversión conformacional de PrPC en PrPSc, una isoforma parcialmente insoluble y resistente a proteasas que se propaga mediante la imposición de su conformación anormal a las moléculas de PrPc.

Generalmente la propagación se produce por la ingesta de carne contaminada con la forma priónica, su absorción al torrente sanguíneo y la llegada al cerebro, donde provoca la alteración conformacional de la forma no priónica a la patológica, su acumulación en los lisosomas y la  consiguiente muerte celular.