Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
A  B  C  D  E  F  G  H  I  J  K  L  M  N  O  P  Q  R  S  T  U  V  W  X  Y  Z  TODOS
  TÉRMINO DEL GLOSARIO correspondiente a:  V
Virulencia:
Bookmark and Share
Fecha de incorporación al glosario: 8-1-2014 Fecha de la última modificación: 8-1-2014
La patogenicidad es la cualidad de una bacteria para producir enfermedad infecciosa en un huésped, siendo la virulencia la cuantificación de dicha capacidad.
Definición: Se utiliza la virulencia para definir la capacidad de un microorganismo de causar enfermedad.

En nuestro entorno, existen multitud de microorganismos capaces de causar enfermedades. Esta capacidad se denomina patogenicidad, y normalmente se define tanto en función del atacante como del atacado. Cuando un microorganismo (ya sea una bacteria, un virus, o un hongo) es capaz de causar enfermedad decimos que es patogénico. Sin embargo, la patogenicidad es una cualidad del microorganismo en cuestión, pero no cuantifica su grado o capacidad de causar daño. Para hacer esa medida, los especialistas en salud se valen de la virulencia.

 

La virulencia mide hasta qué punto un agente patógeno causa daño en una población dada. De hecho, la virulencia puede considerarse una magnitud, y normalmente se expresa con la llamada dosis letal 50 o DL50, un valor que  indica la cantidad mínima de microorganismos patógenos que producen infección en la mitad de una población estudiada. La DL50 es también usada para expresar grados de toxicidad de sustancias (químicos, agentes radiactivos, etc.), aunque esta vez el número corresponde a mg/kg de peso del organismo dañado.

 

Al igual que ocurre con la patogenicidad, la virulencia de un patógeno puede variar en función del hospedador. Así, puede ocurrir que un género de bacteria sea patógeno para todos los vertebrados, pero que una especie concreta de esa bacteria sea muy virulenta únicamente para una especie de vertebrados. Más aún, dos cepas distintas de esa especie de bacteria pueden presentar virulencias diferentes.

 

 

La disminución o eliminación de la virulencia de microorganismos está en la base de la vacunación. En efecto, la vacunación clásica se basa en la utilización de virus atenuados, es decir, virus a los que se les ha disminuido o eliminado su virulencia de forma que no causen daños a la salud pero sigan siendo capaces de inducir una respuesta inmune.