Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
MOLÉCULAS
Interferón alfa
Prevención
Tratamiento
Bookmark and Share
Fecha de Publicación: 16-10-2007 Última actualización: 16-10-2007
Resumen
El IFN alfa-2a (Roferon-A) se está usando en el tratamiento del cáncer y de enfermedades virales por sus acciones inmunomoduladoras, antiproliferativas y antivirales. Existen al menos 18 genes no alélicos de IFN alfa en humanos. La respuesta celular a IFN alfa está mediada por la interacción del IFN alfa con un receptor de membrana de alta afinidad y específico de especie llamado receptor de IFN tipo I. Este receptor es también el receptor del IFN beta. Un receptor funcional consta de 2 subunidades que corresponden a las proteínas IFN-aR1 y IFN-a/bR.
Función de esta molécula
En esta animación se muestran las acciones del interferón alfa.
El interferón es una molécula clave en la respuesta inmune. Recientes tratamientos innovadores se basan en la utilización de interferón (IFN). Se distinguen 2 tipos de interferón: tipo I que incluye el IFN beta producido por fibroblastos y el IFN alfa producido por leucocitos y tipo II cuyo representante es el IFN gamma producido únicamente por linfocitos. El IFN alfa tienen acciones pleiotrópicas mediadas por la regulación transcripcional de un gran conjunto de genes sobre los que influye. El interferón alfa al unirse a su receptor inicia una cascada de señalización en la que participan con un papel fundamental las tirosin-quinasas de la familia JAK (Janus kinases) y los factores de transcripción de la familia STAT (Signal Transducers and Activators of Transcription). Como resultado de una compleja red de interacciones El IFN alfa tiene actividad antiviral, antiproliferativa, antitumoral e inmunomoduladora.
Patologías relacionadas con esta molécula
En la figura se muestra la estructura tridimensional del Interferón alfa 2a humano.
El IFN alfa se está aplicando en el tratamiento de la hepatitis C, la leucemia mieloide crónica y en el cáncer metastásico renal en el que se ha demostrado que polimorfismos de STAT3 predicen la respuesta al tratamiento con IFN-alfa. Se están probando nuevas terapias que usan IFN-alfa en muchos tipos de cáncer como melanoma, cáncer de vejiga, tumores neuroendocrinos. También se está probando su eficacia como terapia de otros procesos como la hepatitis B crónica, la uveítis de la enfermedad de Behcet o para mejorar la eficacia de vacunas contra el cáncer.
Bibliografía