Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
NOTICIAS
Avances en la simplificación de la terapia antirretroviral en pacientes infectados con VIH.
Bookmark and Share
Fecha de Publicación: 29-7-2010
Fuente: Substitution of raltegravir for ritonavir-boosted protease inhibitors in HIV-infected patients: the SPIRAL study., AIDS Más información
Estructura molecular del Raltegravir
La simplificación de la terapia antirretroviral en los pacientes infectados con VIH es uno de los objetivos principales de muchos de los grupos de investigación relacionados con el tratamiento de esta enfermedad. La actual terapia antirretroviral ha conseguido que muchos individuos seropositivos mantengan cargas virales indetectables y niveles de linfocitos T CD4 normales, lo que a su vez ha posibilitado el aumento de la calidad y esperanza de vida de estos pacientes. Sin embargo, siendo en la mayoría de los casos terapias combinadas, los individuos infectados han de seguir normalmente un régimen complejo de administración de fármacos. Esto, unido a la aparición de efectos secundarios derivados del uso de estos antivirales, provoca en muchos casos la discontinuidad del tratamiento en los pacientes. Dos estudios presentados en el Congreso Internacional del SIDA de este año (AIDS 2010) han estudiado la posibilidad de cambiar el tratamiento de Inhibidores de la proteasa potenciados por Ritonavir (Lopinavir/Ritonavir), que presenta como efecto secundario un aumento no deseado de lípidos en sangre, por el inhibidor de la integrasa Raltegravir. Este fármaco actúa en un paso del ciclo infectivo del VIH distinto y no presenta dichos efectos secundarios. Además, la farmacocinética del Raltegravir permite reducir a una única dosis diaria, con lo que el régimen de medicación se hace más sencillo. El primer estudio, dentro del ensayo clínico SPIRAL, analizó el cambio de Lopinavir/Ritonavir por Raltegravir en un grupo de 282 pacientes, divididos en dos grupos al azar para comparar los resultados. Los participantes que cambiaron a Raltegravir mostraron mejoras en su perfil lipídico en sangre, que bajó hasta un 23% frente a un aumento del 5% en el grupo de pacientes que continuaron con el tratamiento con inhibidores de proteasa. También la proporción de colesterol total frente a colesterol HDL experimentó mejoras. El segundo estudio, analizó la dosificación de Raltegravir. La dosis aprobada de Raltegravir es de dos tomas diarias de 400 mg cada una, pero su larga vida media en las células sugiere que una dosificación menos frecuente puede ser también efectiva y segura. Un conjunto de 220 pacientes fue dividido en dos grupos para analizar esta posibilidad. El análisis estadístico reveló que el único factor significativo que podía predecir fallo virológico era la existencia previa de mutaciones de resistencia a antivirales análogos de nucleósidos (NRTI). En su conjunto, estos estudios muestran que el cambio a Raltegravir, especialmente en dos dosis diarias, es seguro y efectivo, además de disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular al mejorar el perfil lipídico de los pacientes. Sin embargo, este régimen de medicación debe ser utilizado con precaución en pacientes con historial previo de resistencia a análogos de nucleósidos.