Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
NOTICIAS
Relación entre espirimidina y una reducción de las patologías cardiovasculares.
Bookmark and Share
Fecha de Publicación: 20-12-2016
Fuente: Cardioprotection and lifespan extension by the natural polyamine spermidine., Nat Med
Mejora de la función cardiaca asociada a una dieta con espirimidina.
La espirimidina es una poliamida que se encuentra de manera natural en la soja, las setas y otros alimentos. En un reciente estudio, llevado a cabo en ratones, se ha visto que una dieta suplementada con espirimidina, prolonga la esperanza de vida y ejerce un efecto cardioprotector, reduciendo la hipertrofia cardiaca y preservando la función diastólica en ratones viejos. Hoy en día, las enfermedades cardiacas en personas mayores siguen siendo la principal causa de muerte a nivel mundial. Por tanto, es necesaria la búsqueda de nuevos tratamientos capaces de abordar los problemas cardiacos asociados al envejecimiento. Para ello, los investigadores de este estudio realizaron pruebas en ratones ancianos y con insuficiencia cardiaca congestiva inducida por una dieta rica en sal. A los ratones, se les suplementó la dieta con esperimidina una vez envejecidos, ya que este tipo de régimen se asemeja más al que se llevaría a cabo en humanos. De tal manera, se determinó que una dieta rica en espirimidina aumentaba la esperanza de vida en ratones, sin afectar al peso o a la composición de la masa grasa con respecto al grupo control. En esta investigación, se sugiere que la mejora de la función cardiaca, asociada a una dieta suplementada con espirimidina en ratones, puede ser debida al fomento de la autofagia protectora y mitofagia en los cardimiocitos, a un efecto antiinflamatorio (mediante la reducción de los niveles circulantes de TNFα), a la disminución de la presión arterial sistémica (asociada con la mejora de la biodisponibilidad de la arginina, la cual puede favorecer la vasodilatación mediante la producción de óxido nítrico) y a la inhibición del daño renal (mediante una inducción de la autofagia). Además, el aumento de la autofagia/mitofagia y la acción antiinflamatoria asociada al consumo de espirimidina, conllevan a su vez, un aumento en el volumen y la función mitocontrial, una mayor fosforilazión de la titina y una reducción de la hipertrofia, lo que a su vez deriva en una mejora de las propiedades mecanicoelásticas de los cardiomiocitos y por tanto, retrasando la aparición de un fallo cardiaco. Por otro lado, esta relación entre la ingesta de espirimidina y la protección contra enfermedades cardiovasculares se ha corroborado en humanos mediante análisis epidemiológicos. En definitiva, una dieta rica en espirimidina podría reducir las patologías cardiovasculares asociadas a un fallo cardiaco, como la hipertensión y la disfunción cardiaca, siendo necesario llevar a cabo ensayos clínicos para su confirmación.