Medmol  
Fibao Una perspectiva molecular en medicina
NOTICIAS
La proteína nAG permite la regeneración de extremidades en la salamandra.
Bookmark and Share
Fecha de Publicación: 8-12-2007
Fuente: Molecular basis for the nerve dependence of limb regeneration in an adult vertebrate., Science
En la figura se muestra una estructura tridimensional de una proteína con un plegamiento de tipo tioredoxina.
Las salamandras son capaces de regenerar sus extremidades pero sólo si los nervios dañados son capaces de regenerarse previamente y alcanzar el blastema (conjunto de células madre mesenquimales que aparecen en extremo en el que se inicia la regeneración de la extremidad). Este caso es uno más del creciente número de evidencias que sustentan la importancia del sistema nervioso en los procesos regenerativos. Varios factores de crecimiento han sido implicados en esta conexión entre fibras nerviosas y tejido en regeneración. En este trabajo se descubre una proteína que es capaz de inducir la regeneración de las extremidades de la salamandra aún sin la presencia de terminaciones nerviosas en el blastema. La proteína Prod 1 es una pequeña proteína anclada en la membrana de las células del blastema y que se expresa en gradiente a lo largo de la extremidad en formación (mayor concentración en la zona proximal y menor en la zona distal). nAG es un ligando de Prod 1 y es miembro de una gran familia de proteínas que se distribuyen en gradiente y que contienen un dominio de tipo tioredoxina. Con anticuerpos anti-nAG se comprobó que esta proteína se expresaba en las células de Schwann y en las células glandulares de la epidermis alrededor de la herida y su expresión dependía de los axones. Se inyectó ADN por electroporación para conseguir artificialmente la expresión de nAG en el blastema denervado. Esta expresión de nAG produjo la regeneración completa de la extremidad. Estos experimentos demostraron que la presencia de nAG (expresada artificialmente) podía sustituir a la presencia de terminaciones nerviosas necesaria para la regeneración. Estos hallazgos resultan prometedores por su posible aplicación en medicina regenerativa.